¿Y qué es eso de la Resiliencia?

La resiliencia es una de esas palabras que se oyen últimamente a menudo entre los técnicos del mundo psico-social. Pero no por estar de moda se trata de algo frívolo o sin valor.

Como en muchas ocasiones, la psicología toma de la física el vocablo. Y la palabra resiliencia se basa en la resistencia de algunos metales que son extremadamente duros y que a pesar de que los dobles, vuelven a su estado natural.

Fue un psiquiatra, Boris Cyrulnik, el que aproximó a la psicología este concepto, basándose en su experiencia personal como niño judío perseguido en la segunda guerra mundial. Al igual que algunos metales, hay personas que son capaces de volver a su estado natural ante las adversidades, e incluso salir más reforzados. De eso trata la resiliencia, en saber adaptarse a los reveses de la vida, que no son pocos.

En su orígen, el concepto se referia a la capacidad de aquellas personas de superar el dolor a pesar de que habían sufrido un hecho altamente traumático. Hoy día, la resiliencia es una capacidad que se muestra cuando uno se sobrepone a dificultades (no siempre han de ser traumáticas).

strong-heart1

La resiliencia es una capacidad que se puede adquirir. Esto significa que el es ser humano tiene una fortaleza interna innata para adaptarse a los cambios y manejarse en ambientes poco deseables. El incoveniente es que en ocasiones, tenemos la herramienta pero no la sabemos usar.

¿Quieres algunas pistas? Una persona resiliente:

  • Toma la situación complicada como un desafío que puede poner a prueba su potencialidad.
  • Tiene sentido del humor e intenta desarrollar su creatividad.
  • Encara la circunstancia con esperanza.
  • Busca recibir apoyo social.
  • Tiene mayor equilibrio emocional frente al estrés.
  • Presenta una ajustada autoestima y autoconfianza.
  • Conecta con su deseo, que lo lleva a pasar a la acción.
  • Es consciente del problema y se responsabiliza de su bienestar.
  • Intenta desanclarse del pasado, buscando cierta normalización en su vida.
  • Acepta el dolor y el sufrimiento como algo natural y un paso necesario para la superación.

En definitiva, se trata de ser consciente de lo que nos pasa y aceptar que estamos en un mal momento donde surgen los miedos y el sufirimiento. Finalmente, saber donde queremos estar para poder empezar a emprender un camino.

Ser resiliente es posible. Todos lo somos, aunque no lo sepamos ver. En la consulta, son muchas las personas que se viven superadas por los avatares de la vida más o menos de gravedad. Con el acompañamiento adecuado, pueden rescatar su potencial entereza.

Y si no, como diría Nietszche, “lo que no te mata, te hace más fuerte”.

Un ejemplo de ello, lo ilustra este vídeo: Resiliencia y Apego En él, el psiquiatra Cyrulnik explica como desde niños podemos llegar a ser resilientes y a superar situaciones dolorosas.

Y si os ha gustado este artículo, no dudéis en dinfundirlo. Gracias!