Nuestros monstruos

Ayer fui a ver Un monstruo viene a verme y me gustó. (Nota: está entrada puede contener spoilers).

Me gustó porque es una bonita historia que habla de la pérdida, la culpabilidad y el miedo, entre otras cosas. Encontré paralelismos a mi labor como psicóloga, ya que en todo proceso terapéutico existen los monstruos, nuestros monstruos.

Queremos huir de ellos por miedo. O fingir que no existen. O nos peleamos con ellos sin darnos cuenta que somos nosotros mismos. A veces, decimos que hemos de vencer a nuestros monstruos. Yo creo que no se trata de una batalla, sino de un conflicto que se puede resolver escuchándolos y pensando qué nos quieren decir. Y nuestros monstruos pueden ser feos, pero forman parte de nosotros. Y también pueden hablar con rodeos, pero lo cierto es que no siempre estamos preparados para escucharnos la verdad sin tapujos. Hay sentimientos que no tienen buena prensa, que pensamos que nos hacen personas de una categoría más baja.

El personaje de la película decide mirar a la cara a ese monstruo. Al principio con reticencia, pero finalmente decide escucharlo sin acabar de entender del todo el significado de sus historias. Siente desconcierto, rabia y actúa con impulsividad. Conor, que así se llama el chico, está viviendo un momento muy muy duro de su vida. Se enfrenta a la enfermedad terminal de su madre. Y cada noche le viene su monstruo a visitar. No entiende muy bien el porqué, pero cede ante su presencia. Al final, todo cobra sentido. El monstruo le ayuda a descubrir el miedo a la desaparición de su madre y la culpa por sentir que desea que se acabe ese sufrimiento, que ya no puede sostener más el vivir con una madre que se está muriendo.
Los monstruos son aquellos sentimientos oscuros que nos persiguen. Aquello que sentimos y nos incómoda o nos tortura. El tabú de la sociedad y el temor a no ser aceptados, hace que no podamos sacar a la luz a nuestros monstruos. Y los relegamos a la oscuridad.

El monstruo de Conor aparece para ayudarlo. Conor se siente culpable porque desea que su madre muera, ya que su enfermedad no acaba de curar y no puede disfrutar de su madre. Se pelea toda la película con ese sentimiento, se comporta de manera impulsiva porque no puede sostener la rabia de toda esa situación. Finalmente, el monstruo le ayuda a entender que tener algunos sentimientos, que realizar algunas acciones consideradas malas, no siempre.son castigadas, no siempre te convierten en una mala persona. Al fin y al cabo, todos tenemos ángeles y demonios. 

Si tu monstruo te tortura, párate, míralo a la cara y escúchale. Puede que, al principio, no tenga sentido lo que dice, pero luego, cobrará sentido, nos dará luz y quizás podamos estar en calma. 


REPENSANDO SOCIALMENTE LA ADOLESCENCIA

Últimamente me llegan muchos inputs que me conducen a interesarme en la intervención con jóvenes y adolescentes.

De todos es sabido que en la sociedad actual está teniendo lugar un incremento de los problemas de salud mental. Es un hecho preocupante. Desde mi punto de vista, pienso que esto se da por diferentes motivos. Uno de ellos muy palpable es la crisis económica y social, que quizás ha conducido a una crisis de valores.

Por otro lado, considero que a pesar que tenemos a nuestro alcance numerosas herramientas que nos pueden ayudar a mejorar nuestra autoestima, ser feliz, lograr nuestros objetivos, etc. parte del reflejo de la sociedad es otro. Estos mensajes de positivismo “extremo” nos pueden llevar a la exigencia de tener que ser feliz, de amar lo que hacemos (aunque no sea verdad) y a evitar emociones con mala prensa como la ira o la tristeza.

Sentimos un miedo social a que nuestros niños y adolescentes sufran. Nos creemos con la obligación de “sobre”-protegerlos. Con estas actitudes les hemos conducido a una intolerancia a la frustración que nos viene de vuelta en forma de agresividad desmesurada. Y por otro lado, aparece la creencia de que todo les ha de ser dado por el hecho de ser menor.

Me hace pensar la necesidad de acompañar la adolescencia desde algo más puro, intentando no patologizarla y ayudándoles a filtrar la información que poseen. De tanta información que tienen a mano, acaban estando desinformados, con el riesgo que puede suponer.

SWAG

Se habla de bullying, ciberacoso, consumo temprano de tóxicos, prácticas sexuales de riesgo, violencia del menor en el ámbito doméstico, pobreza, sobrediagnóstico (TDAH), etc. Este es el escenario actual. Y en este escenario, es lógico que puedan aparecer problemas de salud mental en el adolescente y en su entorno.

Por todo ello, sería interesante poder hacer un trabajo con los adolescentes. Les ha tocado vivir esta época y me surgen muchas cuestiones a debatir: ¿qué piensan ellos? ¿Qué hay detrás de todos estos conceptos? Ellos son los protagonistas ¿podrían ser también los protagonistas del cambio, de la mejora? ¿Les dejamos espacio para que lo sean? ¿Confiamos en ellos? ¿Podemos confiar en ellos? ¿Necesitan disciplina?…

Uno de los miedos inherentes al ser humano es el miedo a enloquecer, a perder la cabeza. En la adolescencia este miedo existe pero está más apagado porque la búsqueda de la identidad tiene algo de temerario y de loco. Pero a pesar de ello, en la adolescencia también se pueden sufrir verdaderos problemas de salud mental. Y si no se tienen en cuenta, estos problemas podrían cronificarse en la edad adulta.

Mi propuesta es ofrecer espacios de información y de comunicación con los adolescentes. Hemos de aprender a discernir qué es propio de la adolescencia y qué puede ser un añadido de dificultades del estado emocional tratándose de síntomas de un posible problema de salud mental, sin caer en el sobrediagnóstico.  En ocasiones, creemos que una persona con un trastorno mental está “desahuciada” pero si hablamos frontalmente del tema, si generamos estrategias sociales de apoyo para el paso a la vida adulta, a pesar de ser un reto en sí mismo, este paso podrá llegar a ser una aventura a superar con la mochila llena de recursos personales y sociales.

¿Quién me acompaña en esta aventura?